Desde nuestros orígenes siempre hemos creído que involucrarse con nuestro entorno, era una forma de agradecer al lugar donde nos encontrábamos. Estuvo y está en nuestro ADN.

Nuestra compañía nació hace más de 100 años en Guijuelo, en el corazón de la provincia de Salamanca, un lugar idóneo por muchos y variados motivos que hacen que cada día reconozcamos con orgullo nuestros orígenes. Estar, no sólo significa crecer, sino que va mucho más allá y nosotros queremos seguir creciendo de la mano de nuestra tierra.

En el día a día, nuestra Responsabilidad Social Corporativa , se traspira por todos los poros de todos los que hacemos de Marcial Castro, una compañía involucrada y respetuosa con el entorno.

Hace unos días se produjo un acontecimiento deportivo de primer nivel. No sólo por una cuestión meramente deportiva, sino que una vez más traspasó esa barrera. El equipo de fútbol de nuestra ciudad disputó un partido de fútbol  contra uno de los mejores equipos de nuestra liga: el Atlético de Madrid. Un equipo campeón, que disputó en buena liz algo más que un partido de fútbol.

Los millones de personas que pudieron seguir el encuentro por televisión y las decenas de medios de comunicación que cubrieron el encuentro, se hicieron eco de la deportividad, el buen hacer y la forma en que los guijuelenses “presumimos” de nuestro producto estrella: el jamón ibérico. Junto a ello, durante los días previos y los posteriores, los medios de comunicación recogieron el magnífico ambiente que se respiró.

Marcial Castro, estuvo a la altura de las circunstancias y apoyó a su equipo, sus orígenes, desde el primer momento, aportando su granito de arena en pro de lograr que el equipo vaya adquiriendo la estabilidad que es necesaria para desarrollar su proyecto.

Nos sentimos muy orgullosos, una vez más, de nuestra tierra…y nuestros deportistas.