Nosotros creemos en que la calidad es la base de nuestra forma de trabajar. Para ello aplicamos los más altos estándares, tan técnicos como tradicionales para que nuestros productos ibéricos, estén en lo más alto del nivel de exigencia.
 
Como sabemos que es importante conocer determinadas características, para saber si un producto es bueno o no, te dejamos una serie de recomendaciones, para que tengas solidez a la hora de elegir un producto u otro.
 
Pezuña. Debe ser negra y presentar cierto desgaste y redondez, debido a los paseos que se da el cerdo ibérico por nuestra dehesa “El Encinar de Poniente”. Para que te hagas una idea y entiendas lo de la redondez, un animal que vive en libertad, camina una media de 10-15 km diarios en busca de su comida…
 
Tobillo. Como pasaría a cualquier ser vivo, de tanto caminar, el tobillo se estiliza, de ahí la importancia de que el jamón tenga un tobillo fino. Nuestros jamones ibéricos de bellota son alargados y delgados.
 
Veta. Si habla mucho de la veta y ésta es otra de las claves de la calidad de un jamón ibérico. La veta de grasa debe tener un color muy característico y amarillento y se encuentra insertada entre los músculos del jamón. amarillento característico, Cuando lo coges con los dedos, debes sentir la sensación de que se te deshace.
 
Con estas pequeñas opciones, la elección de un buen jamón ibérico, te será mucho más fácil…